Farinha: El “Portugues” que regaló besos a la afición

FARINHA

Recordamos uno de los técnicos que dejó su imagen plasmada en Liga Deportiva Alajuelense en los años 1999 al 2001 logrando 2 títulos nacionales.

Nacido en Lisboa, Portugal un 11 de Febrero de 1956, Guilherme Adolfo de Almeida Farinha, un exjugador del fútbol que posteriormente se convirtió en entrenador deportivo.

Su experiencia en el banquillo inició en el año 1985 en su país natal dirigiendo equipos de poco renombre, pasó por varios paises hasta que llegó a Costa Rica siendo un signo de pregunta para los aficionados.

Farinha llegó a la Liga con la gran tarea de darle una cara distinta al equipo y lograr el título después de dos subcampeonatos seguidos muy dolorosos para la afición, jugadores y directiva.

Lo inimaginable llegó al final de la primera vuelta del torneo 1999-2000, la Liga logró el primer lugar con 52 puntos en 22 fechas, asegurandose así el pase a una posible final de no ganar el torneo de clausura.

Una Liga renovada empezó el clausura de la misma forma que el apertura perdiendo solo 2 juegos en todo el torneo y ganando de nuevo el primer lugar con 5 puntos de ventaja sobre su máximo seguidor, dandole así el ansiado título a la Liga y su primer logro como entrenador.

La siguente temporada 00/01 el cuadro “erizo” fue una máquina, no desentonó ni en el apertura logrando 11 puntos de diferencia sobre el segundo lugar, mucho menos para el clausura con un formato distinto a los anteriores, pero de igual forma ganando todos sus comprisos de forma invicta practicamente.

LLegó la final contra el CS Herediano un 6 de mayo del 2001, la Liga cayó 1-0 en el Rosabal y se pensó si el portugués podía sacar el triunfo en el juego de vuelta, la cita en el Alejandro Morera Soto se realizó el 9 de mayo con un resultado aplastante de la los manudos por 3-0, siendo asi su Bicampeonato.

Para Guilherme fue historico cruzar el continente para tener el anseado sueño de ser campeón como entrenador, lo logró en un país tan pequeño, de gran pasión por el fútbol y una afición que lo enamoró haciendole saber el verdadero sentimiento a los colores como el rojo y negro.

Un portugues que tuvo una forma de dirigir muy particular por sus golpes de alegría a los jugadores del banquillo, su besos de celebración con todos esos jugadores que aguardaban por ingresar al campo, sus frases inentendibles por su rapides al hablar el su idioma, una imagen que a los liguistas agradó y marcó su estancia en la casa Alajuelense.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: